Email
Print Friendly
A A A

Economic Research

La tormenta de la crisis de crédito está hundiendo el comercio mundial

A pesar de que el comercio internacional ha sido considerado el pilar del crecimiento económico, el mismo se está yendo a pique en las turbulentas aguas financieras que hoy ahogan al mundo. A medida que el costo de crédito aumenta y los agentes privados tienen menor capacidad de financiar el comercio internacional, o están menos dispuestos a hacerlo, los gobiernos y las organizaciones multilaterales se ven en la necesidad de apoyar al crédito para mantener a flote el comercio mundial.

Photo of a cargo ship sinkingDurante las últimas décadas, la economía mundial creció rápidamente, mejorando los estándares de vida y promoviendo el desarrollo. Este crecimiento fue impulsado en gran parte por un impresionante aumento en el comercio internacional. En Estados Unidos, la participación del comercio internacional (la suma de todos los bienes y servicios exportados) pasó de un solo 10 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) ,hace cuatro décadas, a cerca del 30 por ciento del PBI en los últimos años. El comercio internacional también fue responsable por cerca de tres cuartos del crecimiento económico de Estados Unidos entre el primer trimestre de 2007 y el tercer trimestre de 2008.

El comercio internacional, especialmente en países en desarrollo, depende mayormente de la disponibilidad de crédito para financiar actividades en el área comercial. Por ejemplo, los exportadores frecuentemente requieren financiamiento para fabricar productos antes de recibir los pagos de sus compradores, así como los importadores necesitan créditos para comprar bienes, tales como materiales y maquinaria de otros países.

A nivel mundial, el comercio internacional de bienes representa alrededor de 14 billones de dólares anuales, y según la Organización Mundial del Comercio (OMC), 90 por ciento de estas transacciones requieren financiamiento comercial. Los créditos comerciales son otorgados principalmente por los bancos a través de cartas de crédito, cuyo propósito es garantizar el pago a los exportadores. Las cartas de crédito demuestran que una empresa es capaz de pagar y permiten que los exportadores embarquen su cargamento con la seguridad de que recibirán el pago correspondiente.

Related Links
On the Web:
World Trade Organization
Export-Import Bank of the United States
International Monetary Fund article about trade finance

Con un ejemplo simple se puede demostrar cómo funcionan típicamente los créditos comerciales (ver diagrama). La compañía A, localizada en el País A, quiere comprar bienes de la Compañía B, localizada en el País B. Las dos compañías celebran un contrato de venta por un valor de 100,000 dólares. Entonces, la Compañía A solicita a su banco, el Banco A +, una carta de crédito por 100,000 dólares, indicando que la Compañía B es la beneficiaria. (La carta de crédito es emitida  a través de un proceso estándar de aseguramiento de crédito o financiada con un depósito y una tasa de interés asociada). El Banco A + envía una copia de la carta de crédito al Banco B, el cual notifica a la Compañía B que su pago estará disponible cuando se hayan cumplido las condiciones de la carta de crédito, generalmente al recibir los documentos del embarque. Una vez que estos documentos han sido confirmados, el Banco A + transfiere los 100,000 dólares al Banco B para que sean abonados a la Compañía B.

Photo of manufacturing in china
La escasez de créditos comerciales y la disminución del comercio internacional están afectando la producción industrial en China donde muchos fabricantes dependen de materiales importados y también de financiamiento para comprarlos. Algunas compañías chinas que ya estaban funcionando con un pequeño margen de ganancia se están viendo obligadas a cerrar sus negocios.

Exportadores e importadores están desamparados ante la escasez de créditos
Desde que la crisis financiera golpeó al mundo con toda su fuerza el año pasado, el precio del crédito ha aumentado significativamente, especialmente en las economías emergentes. Por ejemplo, según lo reportado por el servicio de noticias Bloomberg, el costo de una carta de crédito para los importadores en China, Brasil y Turquía se ha triplicado, y para los de Pakistán, Argentina y Bangladesh se ha duplicado. Es más, noticias periodísticas en varias regiones del mundo reportan que algunos bancos se han negado a honrar cartas de crédito de otros bancos, dejando varados algunos embarques en los puertos.

Los exportadores e importadores de economías emergentes pueden ser particularmente vulnerables ya que dependen significativamente del financiamiento comercial. Un estudio de la OMC sobre los efectos de la crisis financiera en las economías emergentes durante la década del 90 muestra que, en algunos países, la incapacidad del mercado privado para satisfacer la demanda de financiamiento comercial a corto plazo afectó las importaciones y exportaciones, llegando a paralizarlas totalmente en algunos momentos.

Considerando que cerca del 40 por ciento de las exportaciones de los Estados Unidos están destinadas a países en desarrollo, la dificultad que enfrentan los importadores en esos países para poder financiar sus compras de bienes fabricados en Estados Unidos, puede tener un impacto negativo en las industrias exportadoras americanas; las cuales presentan ya una  disminución en la demanda extranjera a medida que la economía mundial se desacelera. Como testimonio de la actual situación del comercio mundial, el Índice Báltico Seco, un indicador indirecto de los flujos del comercio mundial que se calcula como un promedio diario del costo de transportar por mar materias primas secas , cayó en  más del 90 por ciento desde su pico alcanzado en junio de 2008 (ver gráfico). Esta caída puede ser atribuida no sólo a la disminución de la demanda mundial sino también a la reducida disponibilidad de financiamiento comercial necesario para satisfacer la demanda que todavía queda.

En Brasil, país considerado como una importante fuerza exportadora emergente, los exportadores están teniendo dificultades para conseguir créditos que financien sus negocios, según lo reporta el Wall Street Journal. Algunas firmas brasileñas necesitan créditos en dólares para poder comerciar, pero actualmente el costo del crédito es tan alto  que sobrepasa los márgenes de ganancia y las compañías no consiguen hacer negocio. En el caso de Brasil, que exporta de todo, desde carne de res al por mayor hasta aviones jet, y cuyas exportaciones totalizaron aproximadamente 300 mil millones de dólares en 2008, una contracción del crédito tan severa puede tener serias implicancias para su crecimiento económico.

Proceso para emitir una carta de crédito
Image of the process for Letter of Credit

La economía de China, que ya superó a la de Alemania considerada como la tercera economía más grande del mundo, también está padeciendo por la falta de acceso al financiamiento comercial. En términos nominales, las exportaciones de China disminuyeron en los últimos meses después de haber llegado a crecer cerca del 20 por ciento durante la mayor parte de 2008. Si bien es cierto que la causa principal de esta disminución es la desaceleración de la demanda mundial, las difíciles condiciones que existen para garantizar los créditos comerciales también están impidiendo que los exportadores chinos puedan satisfacer la demanda existente. El presidente de una importante compañía financiera, China Export Finance, estima que el año 2007 cerca del 70 por ciento del financiamiento comercial chino  fue realizado a través de cartas de crédito; esta participación ahora representa sólo el 30 a 40 por ciento, debido en parte a un deterioro de la confianza en el sistema financiero internacional.

La escasez de crédito comercial y la disminución de la demanda mundial están teniendo un efecto negativo importante sobre el fuerte desarrollo económico doméstico de China. El reducido comercio internacional está afectando la producción industrial debido a que muchos fabricantes dependen de materiales que se producen en otros países. Algunos proveedores chinos que ya estaban trabajando con pequeños márgenes de ganancia se están viendo obligados a cerrar sus negocios. El Grupo Li & Fung, la compañía administradora de una cadena de suministros que trabaja principalmente con fábricas en China y empresas minoristas en Estados Unidos y Europa, estima que 10,000 fábricas de un total de 60,000 que pertenecen a compañías de Hong Kong en China han dejado de funcionar o lo harán a inicios de 2009.

Agencias públicas lanzan un salvavidas
Instituciones públicas, como las agencias de crédito de exportación administradas por el Estado, frecuentemente intervienen para mejorar el financiamiento a la exportación, asumiendo riesgos de créditos que el sector privado no puede o no desea asumir. El año pasado, las agencias de crédito de exportación incrementaron sus negocios considerablemente. Según la OCM, este incremento está respaldado por los Gobiernos de algunos de los mayores exportadores mundiales, como Alemania y Japón.

El Banco Ex-Im de Estados Unidos (Ex-Im Bank) es la agencia oficial del gobierno para crédito a la exportación cuya misión es apoyar con el financiamiento a las exportaciones de bienes y servicios americanos hacia los mercados internacionales. Por ejemplo, en noviembre de 2008, el Banco Ex-Im anunció que proporcionaría hasta 2,900 millones de dólares en seguros de crédito para instituciones financieras coreanas. En el año fiscal 2008, el Banco Ex–Im autorizó 14,400 millones de dólares en préstamos, garantías, y seguro de créditos a nivel mundial, los cuales se calcula que sirvieron para generar 19,600 millones de dólares en exportaciones americanas.

En Brasil, el Banco de Desarrollo de ese país comenzó a ofrecer los mismos instrumentos de garantía ofrecidos por las agencias de crédito a la exportación, así como apoyo financiero a empresas para promover las exportaciones brasileñas. Además, el Banco Central del Brasil ha utilizado miles de millones de dólares en reservas para ayudar a que los bancos proporcionen créditos en dólares.

Índice Báltico Seco
Chart of Baltic Dry Index
Nota: Este índice es un promedio diario de los precios para transportar en barco materias primas.
Fuente: Bloomberg

La gravedad de la crisis financiera ha llevado a una mayor cooperación mundial, inclusive en el área de finanzas internacionales. En noviembre de 2008, la OMC estuvo de acuerdo en realizar una reunión con representantes de la banca privada, instituciones financieras internacionales y agencias de crédito a la exportación, donde todos coincidieron en que el mercado para financiamiento comercial se había deteriorado notablemente. Para aliviar dicho problema, el Banco Mundial anunció que triplicaría el tope de las garantías financieras comerciales que proporciona, dicho tope alcanzaría tres mil millones de dólares. Para marzo, se programó una segunda reunión en la sede de la OMC para evaluar la situación y considerar recursos adicionales.

En diciembre de 2008, Estados Unidos y China acordaron un esfuerzo conjunto para proporcionar un total de 20 mil millones de dólares a través de sus bancos de exportaciones-importaciones para ayudar a las exportaciones de productos de Estados Unidos y de China hacia las economías emergentes. El programa será implementado en la forma de préstamos directos, garantías, o seguros para bancos sólidos. Los dos países esperan que estos esfuerzos generen un financiamiento comercial total de hasta 38 mil millones de dólares en exportaciones durante el próximo año.

Rompiendo el ciclo
Según el Fondo Monetario Internacional, se espera que los volúmenes de comercio internacional disminuyan por primera vez desde 1982, prácticamente debido al colapso en la demanda de importaciones de los países desarrollados. En la medida que las condiciones crediticias se vuelven más difíciles como resultado de la crisis financiera mundial, los gobiernos y las instituciones multilaterales están interviniendo para proporcionar financiamiento a las exportaciones en donde el sector privado ya no quiere extender crédito. En las palabras de Pascal Lamy, Presidente de la OMC, "la economía mundial se está desacelerando y el comercio está disminuyendo. Si no se enfrenta el problema del financiamiento comercial, corremos el riesgo de que esta situación se agrave aún más."

Este artículo fue escrito por Galina Alexeenko y Sandra Kollen, analistas senior del departamento de investigación económica del Banco de la Reserva Federal de Atlanta.